RSSTwitterFacebook

Ante todo soy un trabajador de la palabra. Amo decir como quedarme callado. El silencio se intercala. Soy un hombre que tuvo la fortuna de desarrollar dos partes de su cerebro. Desde pequeño hablo castellano y náhuatl. Soy autodidacta, soy escritor porque no queda de otra. Es casi como respirar. Quedarme callado está en mis planes y poner un restaurant. Eso será después. Mientras sucede estoy haciendo nuevos planes entre los que destacan, dar a conocer a un puñado de poetas en lenguas indígenas mexicanas, grabo un programa de televisión, hago colaboraciones radiofónicas, le hago al Spoken Word y cuando las editoriales lo permiten, les infrinjo un diminuto gol en forma de libro que después grito en silencio, en papel, en páginas, en tinta y en el escenario si se me permite. De ahí soy.